Cambio de Estilo

Color
Plantilla

¿Quienes Somos?



Nosotros en A.A. somos hombres y mujeres que hemos descubierto y admitido que no podemos controlar el alcohol. Hemos aprendido que debemos vivir sin alcohol si queremos evitar el desastre para nosotros y los que dependen de nosotros. En grupos locales, en miles de comunidades somos parte de una organización internacional con miembros en más de ciento ochenta países a Nivel Mundial, tenemos un solo propósito; mantenernos sobrios y ayudar a otros a que obtengan y conserven su sobriedad.

No somos reformistas y no somos aliados con ningún grupo, causa o denominación religiosa. No tenemos el deseo de hacer que el mundo entero se vuelva abstemio. No reclutamos nuestros miembros, evitamos imponer nuestras ideas sobre el beber anormal de otros a menos que se nos pida nuestra opinión. Entre nuestros miembros pueden encontrarse hombres y mujeres de edades variadas y diferente condición social, económica y cultural. Muchos de nosotros bebimos durante muchos años antes de convencernos de que no podíamos controlar el alcohol. Otros tuvieron la buena suerte de darse cuenta en su juventud o al principio de sus carreras alcohólicas de que la bebida para ellos era algo ingobernable.

La consecuencia de nuestro beber y pensar alcohólico, también varían. Algunos de nuestros miembros se habían convertido literalmente en perdidos antes de volverse a A.A. en busca de ayuda. Habían perdido a sus familias, su puesto en la sociedad y su propio respeto. Habían vivido como vagos en muchas ciudades, siendo hospitalizados y encarcelados, un número de veces incontables habían cometido muchos y graves delitos contra la sociedad, sus familias, sus empleadores y contra ellos mismos.

Muchos de nuestros miembros nunca han sido puestos en la cárcel, ni hospitalizados, ni siquiera perdieron sus empleos debido a la bebida. Pero aun así estos hombres y mujeres finalmente llegaron a la conclusión de que el alcohol les estaba dificultando el vivir normalmente. Cuando descubrieron que aparentemente no podían vivir sin el alcohol, ellos buscaron la ayuda de A.A. antes de continuar su irresponsable modalidad de beber. Todas las grandes religiones están representadas en nuestro movimiento y muchos líderes religiosos han apoyado nuestra causa. Hay también una minoría entre nosotros que se llaman así mismos ateos o agnósticos. El creer o pertenecer a un credo particular no es condición indispensable para ser miembro de A.A.

Estamos unidos por nuestro problema común: EL ALCOHOL, el reunirnos a conversar y ayudar a otros alcohólicos, nos permite mantenernos sobrios y nos ayuda a dominar completamente la compulsión por beber que en otros tiempos era una fuerza poderosa en nuestras vidas. No creemos que seamos los únicos que tengamos la respuesta al problema del beber anormal. Sabemos que el programa de A.A. nos da resultado y hemos comprobado, que también les resulta a casi todos los que lo aplican con sinceridad y que honestamente quieren dejar de beber. A través de A.A. hemos aprendido muchas cosas sobre el alcoholismo y sobre nosotros mismos, tratamos de mantener estos hechos bien presentes en nuestras mentes en todo momento, pues bien parece ser la llave de nuestra sobriedad. Para nosotros la sobriedad debe ser siempre nuestra primera preocupación.